Atención: En el presente artículo usaré muchas palabras de otros lados.

“Hello my friend! Where are you from?… England, USA?… ¡Hola mi amigo! ¿De dónde eres?… España ¿Italiano?… ¿Súd America?” Es lo que recuerdo haberle escuchado no a uno sino a varios vendedores de “souvenirs” en la India, y hasta en Egipto. De repente usaban todas las palabras de todos los idiomas para ver si yo reaccionaba a alguna de sus palabras y poder ofrecerme algunos de sus artículos, ya fuera por la altura de mi cuerpo, o por la contextura. Pero no dejaban pasar la oportunidad, porque “el que no habla dos idiomas muere de hambre”. Pero una cosa es hablarlo, y otra escribirlo.

El asunto del Bilingüismo cruzó por mi mente el otro día cuando vi el aviso para entrar a los baños en Corferias – más porque es una sociedad de carácter privado, que impulsa el desarrollo industrial, social, cultural y comercial en la Región Andina, Centroamérica y el Caribe – porque aunque el indicador del baño para hombres está correcto “Caballeros (Men)”, el de la mujeres no lo está “Damas (Woman)” cuando “Woman” es “Mujer” en inglés y es singular y no es plural. Aunque, ante una emergencia sanitaria con ver los iconos basta.

Según el Centro Virtual Cervantes, el Bilingüismo es “la capacidad de un sujeto para comunicarse de forma independiente y alterna en dos lenguas. También hace referencia a la coexistencia de dos lenguas en un mismo territorio. El fenómeno, por consiguiente, posee una vertiente individual y otra social. Por este motivo, es objeto de estudio de distintas disciplinas (sociolingüística, psicolingüística, neurolingüística, pedagogía, etc.)”. Es decir, no solo se refiere a una lengua adicional en partícular, sino a cualquier otra que se aprende aparte de la lengua madre. En el ejemplo es el Inglés.

Al idioma Inglés se le considera universal, el de los negocios y el que casi todo el mundo puede entender en casi todas partes. Por eso llamó mi atención el aviso, en un sitio al cual vienen muchas personas de alrededor del mundo, y donde se hacen negocios internacionales, y escribieron en inglés que el baño para mujeres es solo para una mujer. Todo esto me llevó a las preguntas: ¿cómo estamos de inglés? ¿sabemos de otras lenguas? ¿estamos preparados? ¿es funcional nuestro manejo de los segundos idiomas?

Personalmente creo que las respuestas a todas estas preguntas, como sociedad (no como individual), son negativos. Por un lado el manejo del Inglés en Colombia no es muy alto. Aún en muchas universidades y colegios comunicar contenidos en Inglés sigue siendo una gran barrera. Hace poco el Gobierno Colombiano arrojó la cifra que solo el 11% de la población en Colombia saben Inglés, es decir, como unas 495.000 personas. A esto hay que sumarle que muchas actualizaciones, publicaciones y novedades del mundo casi siempre aparecen primero en Inglés, y aquí nos llegan retrazadas, seguramente por el tiempo que lleva traducirlas profesionalmente.

Si es de leer “in” Inglés nos rajamos. Es absurdo que en las entrevistas de trabajo pregunten “Del texto que usted lee en inglés ¿qué porcentaje entiende? 80%, 70%…” uno entiende o no un texto, no puede ser que de 100 palabras, solo 80 entienda y el resto no. Y si es de hablarlo, puede que tengamos algunas ventajas, aunque el idioma nadie lo controla como pretendió hacer uno de los Césares Romanos. Uno oye palabras cómo “Blacau” (en lugar de Blackout), “Congratulaciones” (para Felicitaciones), “Break” (para descanso), “Juan me brifeó” (Juan me pasó el modelo de…), “Carpeta” (para alfombra), “Necesito money” (o I need dinero :P), “Estoy en training”, “Voy al Gym”. O cantamos en inglés – o al menos eso parece – con pronunciación casi perfecta, pero ¿entendiendo?

También opino que sabemos sobre el Alemán, Francés, Portugués, Italiano, Ruso, Mandarín… de pronto del Hindi, Árabe, dónde muchas de éstas lenguas ganan valor y peso cada día por su número de habitantes, incluso a pesar de que hablen inglés. Por ejemplo el Hindi lo hablan casi 500 millones de personas, Mandarín unas 800 millones de personas. Pero ¿nos estamos preparando?

Debo admitir que la clasificación del CVC sobre el Bilingüismo me gusta y me sorprende. ¿En tipo de bilingüismo estaremos respecto al Inglés?

  • el bilingüismo equilibrado: supone una competencia alta y similar en dos lenguas, así como el uso eficaz de ambas en circunstancias diversas.
  • el bilingüismo productivo: alude a la capacidad de un individuo para hablar, escribir, escuchar y leer en dos lenguas.
  • el bilingüismo receptivo: implica que el sujeto, competente en su primera lengua, muestra capacidad para escuchar y leer en la segunda, pero no así para hablarla ni escribirla.
  • el bilingüismo fluido, poco fluido e incipiente: se refiere a las distintas situaciones de un continuum en el que los sujetos muestran una progresiva dependencia de su lengua dominante.
  • el bilingüismo funcional: a diferencia de los fenómenos anteriores, que se refieren a la capacidad del individuo para hablar dos lenguas, el bilingüismo funcional consiste en el uso efectivo que hace de éstas al participar en los acontecimientos comunicativos. Dicho uso viene determinado por las personas que intervienen en esos acontecimientos comunicativos, los objetivos con que lo hacen y por los contextos en que se produce.
Where are we now?
Nota:
Esto “el que no habla dos idiomas muere de hambre” fue lo que le dijo el Gato al Ratón, luego de haber dicho “Miau, miau…” y después astutamente engañó al ratón diciendo “Guaguau, guaguau…”, el Ratón salió, pensando que el Gato se habia ido, y al ver que era el Gato le dijo “Pensé que era el Perro”… el Gato el dijo “Hoy en día “el que no habla dos idiomas se muere de hambre”.

Comments

Comments are closed.